La obsidiana, es una roca ígnea volcánica de alta dureza, creada por lava fundida que se enfrió de una forma muy rápida, pertenece al grupo de los silicatos, y puede tener muy diversos reflejos y colores dependiendo de la manera de cortarse, la región, y los minerales con que se combinó antes de endurecer.

La obsidiana dorada, ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales por indios mexicas para tallar objetos rituales y representaciones de sus dioses. Su profundo color negro encierra maravillosos reflejos dorados en contraste con la luz como muestra de su originalidad. En sanación con cristales, éste es uno de los más valorados, ya que ejerce un poder energético de protección totalmente equilibrador por su combinación y fusión del color negro con la vibración dorada, además, proporciona gran poder reparador y protector a nivel áurico, y sigue siendo utilizando en rituales de petición, canalización y sanación. Es un escudo protector ante cualquier energía perniciosa si se lleva como colgante sobre la piel. Para su limpieza y purificación se recomienda sumergir la piedra periódicamente en agua y sal durante unos minutos, y posteriormente aplicar unas gotas de aceite de oliva por toda su superficie.

facebooktwittergoogle_plus