Cofre diseño especial

Cuenta la leyenda…

Que existió un malvado rey maya llamado Chechén, que cometió innumerables excesos con su pueblo a quien tenía sometido y aterrorizado, un día, cansados de tantos abusos, se levantaron en armas en contra del monarca, quien antes de morir en manos de sus súbditos, juró regresar para vengarse. Finalmente fue sepultado en un lugar alejado del pueblo donde brotó un árbol obscuro con veneno en sus venas que muy pronto empezó a expandirse como plaga por toda la selva, todo aquel que entraba en contacto con su savia dañina padecía severos males en la piel que poco a poco iban agravando, Chechén había cumplido su promesa.

Tiempo después, nació una bellísima princesa de nombre Chaca, quien era muy querida y conocida por su bondad y generosidad; siendo muy joven, Chaca enfermó de gravedad, y al poco tiempo falleció dejando al pueblo desolado. Debido a su bondad, se tomó la decisión de enterrar el cuerpo de la princesa muy cerca de la tumba de Chechén, con la esperanza de alejar su malvado espíritu de la tierra. Pronto, surgió un pequeño árbol, esta vez con propiedades curativas que en particular remediaba los males que provocaba el árbol de Chechén, este árbol se extendió rápidamente por la selva, en la misma proporción que Chechén, neutralizando así todo el mal que se había disipado tras la muerte del monarca.

Hoy en día, se dice que detrás de cada chechén hay un chaca, pues el espíritu de la princesa sigue velando por el bienestar de su gente.

facebooktwittergoogle_plus